¿Cuántas cartas de Pablo hay en el Nuevo Testamento?

Por: Pastor Mario Vega.

La autoría de las cartas de Pablo es un asunto que ha llamado la atención de los biblistas con mayor intensidad en los últimos cien años, aproximadamente. Quizá deberíamos comenzar distinguiendo entre lo que dice y lo que no dice el Nuevo Testamento. Por ejemplo, en el Nuevo Testamento no hay nada escrito con respecto a que la carta a los Hebreos fuera escrita por Pablo; además, el texto ni siquiera hace alguna referencia ‘a los hebreos’. El nombre de la carta como a ‘los hebreos’ apareció más de cien años después de haber sido escrita. Es importante recordar que ninguno de los libros de la Biblia se escribió con un nombre. Los nombres se les dieron muchos años después y por personas que no tuvieron ninguna conexión directa con los autores.

Pero, tenemos trece cartas en el Nuevo Testamento que sí llevan incluido el nombre de Pablo dentro del texto. ¿Nos garantiza la inspiración de las Escrituras que cuando una carta lleva el nombre de Pablo es él quien la escribió? De ninguna manera. En la antigüedad existía la costumbre de atribuir una obra de importancia a una gran autoridad. Los discípulos de Pablo escribieron diversas cartas siguiendo la línea teológica de su maestro. Algunas de esas cartas llegaron a convertirse en documentos muy valiosos y apreciados por las iglesias. Utilizando el recurso de la seudonimia colocaban el nombre de Pablo para dar autoridad a sus escritos. Esto en ninguna manera llevaba la intención de engañar. Todo lo contrario, el propósito era dotar de autoridad a un documento para asegurar la preservación de las enseñanzas de Pablo.

Las cartas que llevan el seudónimo de Pablo fueron escritas después de su muerte. Consecuentemente, no muchos podían ser engañados con la idea que era Pablo quien escribía. La mayor parte de iglesias sabían que eran los seguidores de la teología de Pablo quienes estaban escribiendo esas cartas. Con el paso de los siglos, las iglesias fueron perdiendo la distinción entre las cartas auténticas de Pablo y las de sus discípulos. Por varios siglos se consideraron de Pablo todas las cartas que llevan su nombre y, en algunas épocas y lugares, también se atribuyó la carta a los Hebreos a Pablo.

Pero, con la aparición de la crítica bíblica y el desarrollo de estudios muy serios y científicos de las Escrituras, se notó una serie de inconsistencias de diversos tipos que hacían muy difícil el continuar sosteniendo que todas las cartas que se atribuían a Pablo fueran realmente de él. Siendo que el estudio de las Escrituras no es una ciencia absoluta, no es posible llegar a un consenso total entre los biblistas. Pero, resumiendo grandemente las cosas puede afirmarse que existe un acuerdo del 100% entre los expertos que son de Pablo las siguientes cartas: 1 Tesalonicenses, Gálatas, 1 y 2 Corintios, Filipenses, Filemón y Romanos. A estas siete cartas, por la misma razón, se les llama cartas auténticas de Pablo.

Con respecto a las otras cartas las opiniones de los biblistas se ubicarían así: un 90% cree que Pablo no escribió 1 y 2 Timoteo y Tito. Un 80% cree que no escribió Efesios. Un 60% cree que no escribió Colosenses. Y el 50% cree que no escribió 2 Tesalonicenses. En la medida que el tiempo transcurra y que los estudios continúen profundizándose, existirá cada vez mayor seguridad para ir definiendo las autorías. Por hoy, solamente hay certeza completa con respecto a las siete cartas ahora llamadas auténticas.

Se ha producido un error en este gadget.