INTERESANTE ENTREVISTA A HNO MARIO VEGA

Plática con Mario Vega, pastor general de iglesia Elim
"Nadie debería morirse sin haber escuchado a Beethoven y a Pink Floyd"
La primera vez que puso pie en una iglesia evangélica fue vistiendo un desenfadado look de hippie setentero. Era un joven de 17 años, con pantalones acampanados y cabello largo, que salió arrepentido de aquella primera visita a un templo donde se sintió extraño en medio de gente que cantaba cánticos que no entendía. Único evangélico en una familia de tradición católica, Mario Vega es ahora, a sus 52 años, el pastor general de una de las iglesias con mayor congregación en el país, la Elim. Es, como algunos de sus colegas más “exitosos” en el mundo evangélico, un líder que recibe saludos y sonrisas por donde pasa; pero eso sí, a él lo diferencia algo: su popularidad, advierte él mismo, no va acompañada de lujosos relojes, ostentosos templos o vehículos último modelo. “Uno debe predicar la sencillez”, dice este religioso que, no por serlo, se abstiene de expresar su gusto por la controvertida literatura de José Saramago o, por qué no, recomendar música de Pink Floyd.

Por Edith Portillo, Sergio Arauz y Bernat Camps / Fotos: Bernat Camps
Publicado el 16 de Noviembre de 2010


Ha llegado más que puntual a la cita. Mientras da inicio esta plática, en la cafetería de un hotel, dos personas se le han acercado para darle un efusivo saludo. “Por ahí me dijeron que aquí estaba mi pastor, así que lo vine a saludar”, le dice un joven. De vestir sencillo y con un reloj Casio de brazalete plástico, es imposible no hacerle notar de entrada el contraste con otros conocidos líderes religiosos del país.



Ve: usted no es de los pastores que usan Rolex.

Je, je, je. No, ¿Por qué? ¿Qué quería saber del reloj?

¿Por qué no es de los pastores que prefieren usar, no sé, un reloj más llamativo? O elegante, digamos.

Bueno, lo que sucede es que yo creo que Jesús es la figura central del evangelio, y él es un modelo de vida, de valores y, obviamente, él no hubiera utilizado un Rolex hoy en día, quizás ni siquiera usara este Casio como el que ando yo. Entonces creo que ese es el modelo que nosotros debemos seguir y los pastores que utilizan un reloj así muy caro, me imagino que lo hacen porque es su manera de posicionarse socialmente, es un símbolo de estatus, de poder, que son elementos que considero que no son compatibles con el evangelio.

¿Por qué cree usted que un pastor ve la necesidad de posicionarse socialmente?

Porque está más preocupado de lo que puedan pensar de él que lo que Dios pueda pensar de él. Le preocupa más la opinión social que la opinión divina y yo creo que la fidelidad y el deber tiene que ser ante Dios y no ante las opiniones humanas.

Usted dice que la preocupación no debería ser ante la opinión humana sino ante la opinión de Dios. ¿Cómo debería ser la opinión? ¿Cuál es la opinión esa a la que se refiere que debería ser el modo ideal del pastor, el modo ideal del hombre seguidor de Dios?

Debe ser de una posición de servicio. A veces se considera que el ser pastor es como una posición de haber llegado a la cumbre y que, por lo tanto, la persona tiene que servirse, por lo menos se entiende que tiene derecho a ser servido por los demás, pero yo lo veo a la inversa, que el pastor debe ser quien sirve a todas las demás personas. Entonces es llegar a la posición de servicio y eso es lo que Jesús mismo dijo, que él había venido para servir y no para ser servido. Entonces por eso yo considero que es incompatible cuando se persigue condiciones de poder o de grandeza o posiciones que serían contrastantes con el entorno en el cual uno vive; porque si yo uso un reloj muy caro, yo me estoy alejando de la gente a la cual quiero servir. Creo que tengo que buscar fuentes que me unan con ellos y siempre estar cerca en lugar de irme distanciando y subiéndome a una nube.

Pero hay pastores que utilizan Rolex y que tienen congregaciones igualmente muy numerosas y populosas. ¿Cómo es que aparentemente ellos no se distancian de la feligresía?

Yo creo que sí están my distanciados de su feligresía. Probablemente sean inaccesibles, me imagino, pues solamente llegan en su vehículo a predicar y de ahí se retiran, no hay un mayor contacto con las personas, supongo. No tengo la constancia de eso, pero yo igual me preguntaría cómo pueden establecer un nexo de comunidad teniendo elementos que los distancian tanto.

¿Cómo es un día habitual de un pastor evangélico?

Bueno, cada día es diferente, pero creo que es una vida centrada en dos aspectos: uno es en mi familia; llevo a mi hijo a la universidad, lo voy a recoger...

¿Cuántos años tiene su hijo?

Mi hijo tiene 20 años, está en su primer año de universidad. Pero luego, en la otra parte, es la vida de la iglesia, que incluye no solamente el aspecto de la predicación, sino que poder atender a las personas, escucharles. El problema es que la iglesia es tan numerosa que es algo que no se puede hacer con todos como uno quisiera, pero al menos aquellos casos que son más difíciles son los que trato personalmente. Entonces ahí es donde se establece ese vínculo.

Una especie de consultorio.

Sí, todos los días siempre hay por lo menos una persona, y también es un tiempo generoso porque sus problemas no son simples, requieren que se les brinde atención. Incluso a veces voy a la iglesia y no tengo que predicar, pero siempre hay personas que atender, entonces eso es una parte, la de tratar de estar cerca de las personas.

¿Usted desde hace cuánto es pastor?

Llevo 30 años ya, desde el año 1980.

¿Y tenía cuántos años?

22 años en ese momento.

¿Cómo comenzó a ser pastor y tan joven además?

La verdad es que no me di cuenta de que estaba joven, hasta después es que uno valora esas cosas. Pero sí estaba joven. Todo fue ahí... estoy hablando de los años 80s, acababa de terminar la década de los 70s, entonces el evangelio no era en esa época lo que es ahora. En los 70s solo el 3% de la población manifestaba ser evangélica, entonces la situación era más difícil y suponía hasta cierto punto una ruptura social con la familia misma. Entonces era más como una lucha por la sobrevivencia y había algún fervor para conocer el evangelio. Dentro de este fervor es que comienzo en Santa Ana, yo soy de San Salvador pero soy enviado a la ciudad de Santa Ana para comenzar a predicar, para iniciar una iglesia allá.

¿Siempre con Elim?

Sí, ya era con Elim.

¿Pero llegó porque alguien lo contactó o su familia se congregaba ya en Elim?

No, de mi familia yo era el único evangélico, mi familia es católica por tradición.
¿Y cómo fue eso? Entonces fue un golpe para su familia.

Correcto, lo que decía hace un momento, fue una ruptura. Ellos no lo esperaban y en cierta forma fue un desaliento para ellos porque tenían muchos planes para mi futuro, sobre todo mi carrera, mis estudios. Ellos habían hecho lo mejor que podían para darme la mejor educación y también hicieron esfuerzos conmigo que no hicieron con mis hermanos. Tengo una hermana y un hermano. Creo que quizás lo hicieron porque consideraban que podía aprovechar estas oportunidades. Entonces se esforzaron por darme una educación buena, y se ponía como un vuelco el hecho de que yo decidiera dedicarme al ministerio y dejar de lado la carrera universitaria. Para ellos era como echar a perder todo ese esfuerzo educativo que habían hecho en mí, porque el concepto que había en esa época era que el evangélico era gente tonta. Yo mismo incluso tenía esa idea, para mí los evangélicos eran personas a las cuales habían engañado y así era la iglesia evangélica en los 70s, era predominantemente obrera, campesina. Mi concepto era que eran personas de poca educación y era cierto. Esas ideas también tenían mis padres, por eso fue una decepción para ellos, pero no se opusieron, sino que ellos respetaron la decisión que yo estaba tomando.

¿Cómo es entonces que llega? ¿Cómo se acerca a la iglesia evangélica cuando antes incluso pensaba que era algo tonto?
Lo que sucede es que comenzó con una crisis existencial, yo tenía 16 años. Entonces ocurrió que, bueno desde niño yo, desde que tengo memoria yo era un niño enfermo, siempre tuve problemas de salud y recuerdo todas las semanas estar con el médico, estar en una clínica. Eso me hizo ser una persona introvertida, volcada a los libros, a la lectura, a la investigación. Pero luego, a los 15 años, yo tuve como un despertamiento, se me vino la idea de que yo me estaba perdiendo de la vida. Entonces, prácticamente, decidí de una manera premeditada comenzar a vivir. Entonces fue que me introduje con una clase de amigos que no era la mejor. Con ellos conocí el uso de las drogas, de la vida de fiestas, de tomar licor, fue como un remolino que yo no pude manejar. Llegó un momento en que yo estaba totalmente atrapado dentro de esto, yo no lo sabía hasta el momento en que traté de salir y me di cuenta de que ya no podía hacerlo. Yo no sé cómo hubiera llegado a una resolución o si hubiera tenido una resolución.
Ahí fue entonces que se hizo evangélico

...Lo que sucedió fue que la salida fue precisamente el evangelio y todo comenzó porque yo había tenido una formación católica. Desde kínder hasta la universidad yo siempre estudié en instituciones católicas. Entonces yo tenía una formación religiosa y un día apareció en la casa un folleto evangélico, que lo único que tenía era de esos versículos de la Biblia y en una página decía los diez mandamientos y yo me los podía de memoria porque me los habían enseñado desde kínder, pero cuando los leí, vi que era diferente. Y como yo tenía el concepto de que los evangélicos eran personas engañadas, yo dije "esta es la forma como los evangélicos engañan". En la casa había como tres biblias católicas y yo las fui a buscar porque yo estaba seguro de que lo que decía en ese papel, que yo sabía que era evangélico, era diferente a lo que dice la Biblia. Mi sorpresa fue que en las tres biblias católicas decía tal y como estaba en el papel. Ahí me alcanzó a mí la gran duda, realmente quién era el que estaba mintiendo. Porque entonces lo que me habían enseñado no era lo que realmente decía la Biblia, la Biblia católica. Ahí es donde comenzó como la inquietud y que luego se va a resolver en una conversión que se da en enero del año 75.


¿Pero cómo fue la primera vez que usted puso un pie en una iglesia evangélica? ¿Cómo es que se animó a ir?

Esto fue el 19 de enero de 1975, en una experiencia totalmente extraña. Yo nunca había estado en una iglesia evangélica y estando ahí incluso podría decir me arrepentí de haber ido, porque me pregunté “¿Qué estoy haciendo acá?”. Yo tenía un primo con el que de niños fuimos muy unidos y él de repente desapareció. Cuando él reaparece, aparecía como evangélico, pero yo ya tenía esas inquietudes anteriormente. Cuando él me dijo que era evangélico, y era mi primo con quien yo tenía confianza, encontré que yo podía preguntarle cualquier cosa, pero a medida que él me respondía me llamaba más y más la atención. Entonces yo fui realmente por una curiosidad. Yo fui el que le pedí ir, que si no había ningún problema porque yo tenía la idea de que las iglesias evangélicas eran como algo cerrado, que solo los que eran miembros podían entrar, y yo creía que se necesitaba una especie de permiso. Entonces yo le pregunté si podía ir, y él me dijo que sí, que las puertas estaban abiertas y prácticamente yo fui quien me invité, así es como llegué.
¿A qué iglesia fue?

A una muy pequeña en Soyapango, que se llama La Peña de Horeb, que todavía existe. La mayor parte de miembros ahí son obreros y llegaba también mucha gente del interior del país, campesinos. Pues ahí es donde por primera vez asisto a una iglesia, pero no tomé una decisión ese día, sino que fue hasta el siguiente domingo que fue ya el 26 de enero.
¿Por qué dice que se arrepintió de esa primera vez?

Porque me sentía totalmente fuera de ambiente. Yo no sabía qué hacer, estar rodeado de gente cantando. Ellos sabían muy bien lo que estaban haciendo. Yo utilizaba el pelo largo también y un niño que era uno de los hijos del pastor, llegó y me haló la ropa, entonces lo volteé a ver y él me dijo: “Señor, ¿y usted es hombre o es mujer?”, me dijo. Entonces me molestó la pregunta y le dije: “Yo soy hombre”. “¿Entonces por qué tiene el pelo largo?”, me dijo. Me imagino que él se había criado todo el tiempo en la casa del pastor y él no sabía cómo era afuera, el mundo.

Entonces yo a explicarle iba por qué utilizaba el pelo largo, cuando había alguien que oyó y le dijo: “Niño, deje de molestar”. Y lo mandó por allá. Y después, con esa pena, me comencé a sentir como que estaba en un mundo que no era el mío, y definitivamente no lo era...
Era una época del pelo largo y jeans acampanados

...Sí, eso yo lo viví. La música, la manera de pensar, el uso de la droga, todo eso sí lo tenía. Cualquiera que me veía podía pensar eso. Lo bonito fue que yo continué siempre con mis estudios. Nunca los abandoné, nunca tuve problemas con mis notas, aunque mi vida no estaba centrada en eso. Así es como se produce la conversión.
Y hoy que usted lidera una iglesia, ¿no cree que ese tipo de cosas, ese tipo de protocolos tan rígidos hasta en la vestimenta, lo que hacen es justamente alejar a posibles adeptos?
La Biblia dice que es vergonsoso para el hombre dejarse crecer el cabello. En cuanto a la vestimenta... pues creo que es un tema de modestia, sencillez. Uno no puede hablar de la sencillez del evangelio si uno viste de manera exótica o extravagante, es como una contradicción, pero eso es como señalar aspectos externos, lo que realmente más importa son las actitudes del corazón.

Mire, pero dicen que Jesús tenía el pelo largo, bueno, en la imagen de la iglesia católica parece un hippie

...No hay prueba de que Jesús haya tenido el pelo largo, pero creo que eso fue en la Edad Media que se formó. Creo que es en la 1a. de Corintios que dice que es vergonzoso para el hombre usar el cabello largo. Es más un elemento cultural de la época, pero como el evangélico es bien literalista en la interpretación de las cosas, siempre lo toma como valedero para todas las épocas.
¿No cree que eso debería de readaptarse a los tiempos?

Eso es un proceso permanente que todo el tiempo se está dando. Elim misma solo tiene 33 años, y ha cambiado, no es lo mismo de antes. En Elim antes los hombres se sentaban a un lado y las mujeres a otro, hoy ya no. Es lo mismo que usted acaba de mencionar, si la iglesia no responde a los tiempos, lo que va a resultar es que se va a convertir en una iglesia de ancianos, que es lo que ha pasado en Europa, hasta que termine desapareciendo.


¿Y a Elim cómo es que llega?

Elim se fundó en mayo del 77 y yo llegué en agosto y me quedo ahí hasta el día de hoy. Entonces ir a Santa Ana correspondió a este deseo de querer dar a conocer el evangelio y era como un fervor que tenía en esa época, de ir en diferentes ciudades llevando el evangelio. En esa dinámica es que yo voy a parar a Santa Ana.

¿Pero por qué decide dejar la primera iglesia a la que fue y pasarse a Elim?

La iglesia donde comencé era una iglesia de gente muy sencilla y, por lo tanto, la enseñanza era muy sencilla. Ellos hacían lo que podían, pero al menos como yo tenía el hábito de la lectura, entonces comencé a leer y me comencé a dar cuenta de que había cosas que ellos enseñaban que no compaginaban con lo que la Biblia decía. Entonces fue que comenzaron a haber como ciertas diferencias porque a mí me dieron la oportunidad de enseñar a los jóvenes. Al enseñar, si yo enseñaba estaba conociendo de la Biblia y también leía de otros libros, y eso chocaba con las enseñanzas más o menos oficiales que la iglesia tenía. Ese conflicto se fue agudizando hasta que llegó un punto en que sabíamos, cuando digo sabíamos me refiero a los jóvenes, que no íbamos a poder cambiar la manera de pensar de los dirigentes de la iglesia, pero también ellos no iban a cambiar nuestras convicciones. Como se planteaba como un conflicto sin solución uno de los jóvenes sugirió que lo mejor era salir y buscar otra iglesia. Así es como llegamos a Elim. Al llegar a Elim nos dimos cuenta de que sí había un apego a la Biblia y eso es lo que nos hace quedarnos ahí.

¿Cómo es que el evangélico puede identificar aquella iglesia que sí se apega a lo que realmente dice el evangelio? ¿Por qué hay mucha discusión entre las iglesias evangélicas diciendo prácticamente “yo soy mejor que la otra”?

Para mí está la centralidad de la Biblia, de la palabra de Dios. Ella es la que rige, la que manda. Sí es cierto que hay matices entre las iglesias evangélicas. Hubo una época en que hubo peleas abiertamente, la época de los 60s, de los 70s, fue de guerras encarnizadas.

¿En El Salvador?

Sí. Eso ha disminuido casi hasta desaparecer. Se da con respeto. La cuestión es que yo sé que Dios lo que quiere de nosotros es una vida sencilla, yo creo tener la suficiente parte bíblica como para poder fundamentar que así es. Esos que creen que se debe tener un estatus económico elevado se van a encontrar con dificultades para probar eso bíblicamente. Entonces ahí está el punto, que todo lo rige la palabra de Dios, ella es la que determina lo que es verdadero y lo que no.

Usted es muy famoso, donde va hay gente que lo saluda, solo aquí durante la plática ya pasó con tres personas. ¿Cuánta gente llega a su iglesia?

Se oscila entre 75 mil y 78 mil personas.

Pero me da la impresión de que Elim no rinde tanto culto a la imagen, y que no tiene la concepción de crear una especie de ciudad alrededor de la iglesia

...Seguir a Jesús es imitarlo en su modelo y esa fue la actitud de Jesús en su época, entonces es la que nosotros debemos seguir ahora. Yo creo que aquí hay muchas personas que están construyendo su propio castillo, pero también eso mismo es algo que va contra la naturaleza misma del evangelio. Lo que tenemos que ser es consultores de fuentes con todas las personas, principalmente por lo marginados por quienes Jesús siempre veía, y es por quien dedicó su vida y su ministerio y sus enseñanzas.

Usted es el pastor general, es decir que para bien o para mal tiene un poder sobre bastantes personas porque es el pastor. ¿Qué piensa de eso de que se pida por quién votar? ¿Llega hasta ahí su responsabilidad con sus ovejas?

Yo creo que un pastor tiene influencia sobre la feligresía a tal punto que puede inclinar la opinión de ellos en varios campos, entre ellos el político. Yo creo que esta es la razón de por qué la Constitución prohíbe que los pastores tengamos filiación, no podemos ser miembros de un partido político, no podemos postularnos a un cargo de elección popular. No podemos expresar opiniones políticas, constitucionalmente está prohibido y creo que la razón es esa, la influencia que se ejerce sobre las personas. Eso desde el punto de vista legal, pero desde el punto de vista ético de la palabra, yo creo que de igual forma no se debe hacer porque el Señor tiene su propio proyecto que es el proyecto de su reino, que es un reino de justicia, de verdad, de amor, de reconciliación, de paz. Entonces cuando uno opta por una opción partidaria, y la misma palabra lo está diciendo, está tomando partido, es contrario al concepto del evangelio de lograr una reconciliación entre todos los sectores, de reunir todas las cosas. Por otro lado, es bien peligroso apostarle a las personas porque a veces resulta que aquellos por los cuales se brindó apoyo después son personas que salen señaladas con serios problemas de corrupción. Y con esto lo que ocurre es que la iglesia lo único que gana a veces es desprestigio, una mala imagen.

Un religioso hablaba de la necesidad de que se tenga una opción preferencial por los pobres. ¿Usted cree que es una opción preferencial por la que debería ir la iglesia evangélica también?

La expresión “la opción preferencial por los pobres” es del Vaticano II, donde la iglesia hace esa reflexión de sí misma.

Ahora la usa el presidente del país.

Sí, y yo creo que es válido, pero en el caso de la iglesia evangélica, por lo menos en una buena época de la historia en El Salvador, no fue una iglesia que hiciera una opción preferencial por los pobres, sino que la iglesia evangélica fue la iglesia de los pobres. La iglesia evangélica en El Salvador nació predominantemente indígena y su fortaleza inicial fue alrededor del volcán de Santa Ana, donde también era predominante la población indígena. Entonces cuando se da lo del año 32 sufren no solo los que estaban organizados alrededor del Partido Comunista, sino que el indígena por ser indígena, pero junto con el indígena también iban los evangélicos, y por eso se les veía como disidentes desde el punto de vista religioso en esa época de intolerancia. Así es como hubo mártires, algunos de ellos conocidos como fue el pastor Pedro Bonito, un pastor indígena fue fusilado en Sonsonate por el simple hecho de discordar en sus ideas religiosas. Eso es un dato poco conocido, pero que ha sido rescatado por Carlos Lara, el antropólogo, en su más reciente libro, incluso pone una foto del pastor Pedro Bonito con su esposa en la portada.

Usted mencionaba, cuando hablábamos del acompañamiento político, que la iglesia termina desprestigiada y ganándose una mala imagen. ¿Cree que en el caso de Tomás Chévez, que acompañó en su momento al PCN y luego la candidatura de Mauricio Funes, le afectó a la iglesia Elim?

No, a la iglesia no le afectó porque aunque él tiene una posición de dirección dentro de la iglesia, no es muy conocido.

¿Todavía llega a la iglesia?

Si, él es muy fiel, muy entregado dentro de su servicio de la iglesia.
De manera, pues, que incluso cuando se dio esa situación y que los medios dieron a conocer que él era miembro de la iglesia Elim, hubo personas que se me acercaron a preguntar: “Mire y, ¿quién es él? ¿Es cierto que pertenece a Elim?” Cuando él tiene años de ser miembro de la iglesia. Entonces esa es la realidad, desde ese punto de vista no afectó mayormente a la iglesia y también porque la iglesia aclaró que su posición no era la de respaldar ninguna posición partidaria.

¿Y usted es su consejero? ¿Él es de los que llega a pasar “consulta” con usted?

Sí, de hecho él platicó conmigo antes de que tomara la decisión. Mi sugerencia fue que tuviera cuidado, vistos los antecedentes que el PCN tiene. Eso fue como un día jueves, el domingo siguiente él fue proclamado candidato.

¡No le hizo caso!

No, él, él...

Ja, ja, ja, ja.

Él creo que tenía ya su decisión tomada.
Usted le previno, se podría decir.

Sí, es que todos tenemos claro lo que es el PCN, todos excepto él. Ahora sí ya lo tiene claro.

¿Qué es el PCN?

¿Me pregunta?

Sí, ja, ja, ja.

Bueno, yo creo que el PCN es un grupo de políticos muy hábiles, pero que al mismo tiempo han tenido un recorrido que ha dejado mucho que desear. Bueno, algunos le han llamado el partido taxi. La vox populi eso dice. El caso de Tomás Chévez es un ejemplo, cómo deja una candidatura para apoyar otra. Indudablemente hubo un acuerdo, no necesariamente económico, pero sí de ciertos privilegios.

En el caso de Tomás Chévez, ¿qué le dijo la Elim a su feligresía?

Lo mismo de siempre: que cada quien vote por el proyecto que más o menos cree que se acerca al proyecto de Dios. Claro que ningún proyecto globalizará el proyecto del reino de Dios, pero aquel que se aproxima más a esos ideales, cada quien debe escoger. Y esa valoración es a título personal.

Veamos, Elim tiene una frecuencia de radio nacional, tiene canal de televisión, usted publica columnas en El Diario de Hoy. ¿Por qué es necesaria esa mediatización? ¿O es, en alguna medida, una forma para competir por adeptos?

No, Elim fue quien marcó la pauta en el uso de los medios. Recuerde que fue una de las primeras iglesias en el país que tuvo radio. En lo que sí nos ganaron es en el canal de televisión. Nosotros tenemos en cable hace cuatro o cinco años y la razón era tomar los medios como herramienta de evangelización. En medio de eso, como consecuencia, está el hecho de que las iglesias son más conocidas.

La Constitución establece que los pastores no pueden hacer política partidaria. ¿Usted cree que un líder religioso puede hacer política?

¿Estamos hablando de política partidaria o política?

No necesariamente partidaria. Ahora que se supone habilitarán las candidaturas independientes, por ejemplo, ¿cree que un pastor debería tener derecho a postularse?

Creo que cualquier persona puede aspirar a ese derecho. En el caso de El Salvador tendría que renunciar a su cargo en la iglesia para postularse, pero realmente creo que se hace más adoptando una posición ética del evangelio que adoptando una posición política partidaria. Un ejemplo: el caso de la Málaga. No tengo duda de que la posición de la iglesia fue ética, traía consecuencias políticas muy contundentes, pero no era una posición político partidaria. En la administración pasada incluso dijeron que nuestra posición sí era eso, y no, era simplemente el hecho de que 32 personas habían muerto. Si las personas que fallecieron hubieran sido de cualquier otra iglesia se hubiera sentido agradada de que el presidente expresara condolencias, regalara ataúdes, etcétera. Pero eso ocultaba la realidad: y es que hubo una irresponsabilidad en las obras de mitigación y muy probablemente por actos de corrupción. Porque solo eran 25 metros que faltaron de la obra y que hubiera evitado que el incidente ocurriera. Y ese fue un planteamiento político, que partía desde una acción ética. Y esa posición vino a derrumbar la relación que tenía el gobierno de entonces con la iglesia, que era una relación, nos dimos cuenta al final, de castillos en el aire que terminaron derrumbándose.

¿Fue con la iglesia evangélica en general que cree que hubo esa ruptura o solo con la Elim?

Con Elim no porque nunca hubo una relación, alguna gente del gobierno la buscaba, pero nunca hubo relación. Hoy hay algunos grupos de la iglesia evangélica que aún mantienen esa relación con el partido Gana. Pero el grueso de la iglesia compartió... recuerde que la Elim tiene mucho respeto dentro del ambiente evangélico. Entonces ese choque previno a la iglesia sobre lo que estaba pasando.

Elim no tenía una relación, pero el gobierno la buscaba, dice. ¿Cómo está eso?

Por ejemplo, regalaban objetos, asistían a eventos sin invitación previa. Ese tipo de cosas. Otro ejemplo: para el caso del bus, ellos sabían que la iglesia no comulgaba con recibir ese tipo de ofrecimientos, y sabían que si querían darnos los ataúdes yo los iba a rechazar. Entonces buscaron una organización de pastores de San Vicente y vinieron como asociación para ofrecer los ataúdes. Posteriormente me di cuenta de que el dinero lo había puesto la presidencia.

Hay un libro cuyo nombre y autor no recuerdo ahora, pero que habla de la relación de los gobiernos con las iglesias a través del regalo, dinero, objetos, etcétera. ¿A Elim le ofrecían este tipo de cosas?

Hubo ofrecimientos.

En el libro se mencionaba que Herbert Saca ofrecía cosas a sabiendas de que la iglesia tiene un poder territorial.

Ellos saben que la iglesia tiene un peso importante en la población, y ellos quieren capitalizar eso. Y hay un error con ese planteamiento, porque al ganarse a un pastor no implica que se gana a la gente. Un pastor puede ser muy partidario y expresar o invitar a su gente a votar por determinada opción política, pero el problema es que el evangélico es educado a pensar en sí mismo y a no depender del pensamiento de los demás. Nosotros nunca aceptamos ni pedimos ningún tipo de regalos porque sabemos que eso compromete a la iglesia.




¿Este gobierno hace lo mismo?

No, este gobierno ha sido muy respetuoso. Entiendo que ni siquiera tiene un nexo con las iglesias como el anterior, que tenía a una persona designada, que usted acaba de mencionar: Herbert Saca, que hacía eso y quizá otras asignaciones.

¿Usted es o fue amigo de Mauricio Funes?

Estudiamos juntos desde octavo grado hasta la universidad. Compañeros de estudio fuimos. Claro, nos conocemos. Pero desde que él lanzó su candidatura solo en dos ocasiones hemos coincidido. Una fue cuando era candidato, en una entrevista de una radio evangélica. Lo entrevistaban a él y me invitaron para hacerle preguntas. Y la segunda, cuando ya era presidente, cuando convocó a una reunión por el tema de la violencia. Convocó a las universidades y a las iglesias y entonces nos saludamos.

¿Qué le pareció el decreto que intentó aprobar la lectura obligatoria de la Biblia en las iglesias?
A todas luce era inconstitucional. No podía ser. Y el presidente hizo lo correcto al vetarlo. No es una competencia del Estado promover la lectura de la Biblia, es una competencia de la iglesia. Y eso hizo que algunos sectores de la iglesia evangélica me vieran a mí como el diablo. Y no se estaba hablando del valor de la biblia y el provecho que puede tener, sino que el tema era la intervención del Estado en un asunto que compete exclusivamente a las iglesias.
¿Cuál debería ser el papel de la iglesia frente a la situación de violencia que vive el país?

Están quienes creen en la accción represiva contra la delincuencia, por el otro lado están los que favorecemos la labor preventiva. La iglesia para mí se encuentra en una posición de enorme responsabilidad, hablando de las pandillas, pues hoy por hoy, la única razón por la que una pandilla o mara permite que uno de sus miembros se calme es adherirse a una iglesia. El problema es que la iglesia evangélica puede hacer parte del trabajo, pero no lo puede hacer todo. Esa es la razón por la que muchos muchachos llegan, miran como factor de cambio la iglesia, pero con el pasar del tiempo reinciden, porque con el pasar del tiempo sus problemas fundamentales no los pueden resolver, por ejemplo: acceso a oportunidades de educación, solución médica, un trabajo. Una pregunta que le hacen a una persona que va a buscar trabajo es si tiene tatuajes, si la persona dice que sí tiene tatuajes, inmediatamente perdió la oportunidad. A veces le piden solvencia de la Policía, les hacen prueba de polígrafo, y eso cierra las posibilidades de transformación que puedan tener, aún cuando hayan querido una transformación de vida.

Entonces no les queda más opción que volver a la forma fácil de hacer dinero, es como un ciclo que la misma sociedad está alimentando. Solamente cuando haya un acuerdo entre las iglesias, el ministerio de Salud, de Educación y las empresas, entonces puede haber un trabajo de inserción de estas personas a una vida más humana.

¿Estas personas para usted son rehabilitables?

Si yo dijera que hay personas que no son rehabilitables, no estaría predicando el evangelio, diciendo la buena nueva. Todas las personas pueden cambiar, ser transformadas, creo que el peor de los criminales puede tener una transformación de vida, la iglesia debe ser consecuente con esto. Debe trabajar así.

Si a usted le hubieran llegado las pandillas con el comunicado que fue leído por el padre Toño hace un par de meses, ¿hubiera estado dispuesto a leerlo?

Yo he dicho que... no estoy seguro de que las pandillas tengan una estructura de organización nacional como para que pueda haber un acuerdo entre ellas, y así emitir un comunicado conjunto, dudo de esto, eso es lo primero. Luego, teniéndolo, como poder saber en realidad... si yo estoy tratando con direcciones nacionales y no con un par de clicas que quieren hacerse pasar como dirección nacional. Aún salvadas todas esas dudas, es de enviar de manera confidencial a los medios eso, así ellos lo hubieran valorado, pero yo ponerme a leerlo es como avalar todas las cosas anteriores sin saber a ciencia cierta. Yo no sé si el padre Toño tenía una seguridad de todos esos elementos y eso lo llevó a hacer ese tipo de acción.

Sobre las pandillas y posibilidad de rehabilitación, dice que las iglesias son el único salvoconducto para que un pandillero se pueda “calmar”, es la única forma que las pandillas permiten a sus miembros para alejarse de vida delictiva sin tener represalias. ¿En su iglesia conoce de esos casos?

Sí, bastantes, cientos, diría yo, tatuados y no tatuados, pues ahora ya no se tatúan. La iglesia puede ayudar hasta cierto punto. Conozco casos particulares, como una persona a quien se le compró una máquina para que pudiera coser, otra persona se le dio como un capital semilla para iniciar un trabajo de ventas, anda en las calles vendiendo. Ahora estamos trabajando con una empresa con auténtica visión social, está contratando grupos de muchachos y muchachas de pandillas que ahora han tenido una conversión, son 31 personas, que pronto entrarán a laborar.
Es como el caso de Calvo en oriente, que contrata a ex pandilleros.
Si eso pasara en todo el país, eso podría ir arribando a una mayor solución.

¿Lo ha intentando usted con los empresarios?

No, no lo he hecho. El caso que le menciono fue iniciativa de la persona, de la empresa que le mencioné. Si ese modelo se replicara, ahí veo una luz que puede verse.

Pero también podría considerarse que es una especie de amnistía injusta, pues las víctimas de esos pandilleros quisieran justicia. Mucha de esa gente ha matado, torturado, y vienen a una iglesia y les dicen “están perdonados” sin haber pasado por una instancia judicial.
Es que no es así, yo estoy de acuerdo con que no se puede perdonar un asesinato macabro, lo que sucede es que la iglesia lo que hace es presentar el evangelio, son las personas las que reaccionan ante esa presentación. Eso es lo que ha sucedido. La iglesia no se reduce al edificio, nosotros trabajamos en las casas, ahí hay vecinos, entre esos vecinos hay miembros de maras, ellos no están en otro mundo, conocen del evangelio, saben que lo que hacen está mal, que su vida no tiene sentido, que van a terminar muertos, o paralíticos o presos. Ellos quieren salir de este tipo de vida. Pero llega un momento en que se da ese tipo de iluminación y comprenden que el camino es arrepintiéndose, creyendo en Jesús, no lo hacen creyendo en que Jesús es el único salvoconducto que tienen para que la pandilla les dé la libertad, es porque hay una necesidad espiritual profunda. Viene la conversión, viene cuando la iglesia los recibe como hermanos y no lo hace preguntando “¿Mataste? ¿Has torturado? ¿Cortado cabezas?” Queda en ellos si desean contar esas cosas o no.
¿Le han llegado este tipo de casos, de pandilleros que confiesan sus crímenes?

No, hasta ahora no.

¿Y cómo reaccionaría?

Por ley debería reportarlo, si no, sería como encubrimiento.A veces sucede que los que se van no son los niños, ni los jóvenes, lo que se van son los mayores, los que vienen de la cárcel, los que purgaron su pena, y esa es parte de las cosas que los llevaron a querer un cambio de vida. Yo creo que si pasa lo que dicen, habría que manejarlo como lo hace la Iglesia Católica, le dicen secreto de confesión.

¿Usted cree que la Biblia no tiene ni un error, que todo es correcto, que no hay que quitarle cosas que ya no están acorde a los tiempos? Yo, por ejemplo, de pequeño pensaba que Dios, ese del Antiguo Testamento, era un señor muy enojado, regañón, castigador, que vomita a las personas de su boca...

Lo que sucede es que la Biblia hay que contextualizarla. La Biblia fue inspirada por Dios, pero escrita por hombres, por tanto tiene elementos humanos y elementos divinos, y entre los elementos humanos se introdujeron muchas cosas humanas, sentimientos humanos, expectativas humanas. Los cristianos creemos que la Biblia así como está es la palabra de Dios, y es inspirada por Dios, pero con elementos humanos. Por eso es que cada pasaje debe ser interpretado. Eso que menciona, “te vomitaré de mi boca”, eso está en el Nuevo Testamento, Apocalipsis, en el último libro, pero hay que entenderlo, es que Jesús pide de nosotros revitalidad a través de la justicia, el amor y la verdad. Cuando una persona es parcial en el uso de la verdad, del amor, de la justicia, lo que dice el pasaje es que no es ni fría ni caliente...

Que son tibios, algo así

...Sí, entonces de lo que está hablando es de un rechazo radical que Jesús hace a aquellas personas que en cuanto al tema de la justicia, por ejemplo, no son ni fríos ni calientes, sino que están jugando. Eso Dios no lo tolera, entonces eso es lo que quiere decir. Hay otros pasajes que son, digamos, como los ataques ordenados por Dios en el Antiguo Testamento, fueron auténticos etnocidios, pero igual, eso tuvo su contexto histórico. Jesús es el que vino a cambiar totalmente eso, como el tema de la pena de muerte. En el Antiguo Testamento estuvo vigente por una serie de razones, como el adulterio, por ejemplo. Había pena de muerte para la brujería, pero cuando Jesús aparece, bueno, hay un caso donde la mujer era adúltera, famoso, y Jesús se niega a aplicarle la pena de muerte, y más bien invita a quienes querían ejecutarla a que se examinaran a sí mismos. Entonces con Jesús hay un cambio, hay una actualización de la revelación de Dios. Es lo que hablábamos, de la iglesia que se va reformando a sí misma con el tiempo. Entonces, si la iglesia no da respuestas adecuadas, las personas no le van a hallar sentido al ser de la iglesia.

En Europa ha pasado eso, que se habla mucho de adaptar la Biblia al contexto histórico.

Sí, así es, pero hay otro elemento además, y es que el evangelio siempre ha sido fuerte en los países pobres, esa es la razón por la cual el continente donde más está creciendo el evangelio hoy en día es África, el continente más empobrecido. Europa es el primer mundo, y hay que recordar que en el siglo XVI Europa fue como un centro mundial del cristianismo, pero hoy las condiciones económicas de Europa han cambiado.

¿Puedo hacerle de abogado del diablo?

Claro.

Aquí en el país resulta que los municipios donde hay más violencia son aquellos donde hay fuerte presencia de la iglesia evangélica. ¿Eso no es contradictorio?

Esa es una de mis grandes preocupaciones, y es que el evangelio va creciendo en el caso de El Salvador todo el tiempo, desde el año 1992 hasta hace un par de años venía creciendo a un ritmo del 1% de la población total por año, y luego da el gran salto, con la última encuesta de la UCA, que habla de un 38.42%. Sin embargo, el país no cambia y es cuando hay más violencia, continúa habiendo corrupción. Entonces es cuando viene la pregunta de para qué sirve la iglesia, para qué tener cada vez más y más evangélicos como país si las cosas van a ser iguales. Ahí es donde yo creo que se necesita el tema del discipulado, que tiene que ver con todo lo que hemos estado hablando, porque si los ministros mismos no viven la esencia del evangelio, yéndose por un camino de lujos, de una búsqueda de la ambición igual que la que se da fuera del evangelio, entonces, ¿qué sentido tiene ser evangélico? Ahí lo que está pasando es que aunque hay iglesia, la iglesia no está haciendo su papel, no está siendo responsable con la tarea que le corresponde, el problema es que la iglesia evangélica tiende a ser muy espiritualista y muy escapista, es muy dualista. Son casi dos mundos, el mundo de la iglesia y el mundo de la realidad, entonces yo no tengo nada que ver con aquello porque mi vida es la iglesia y eso es lo importante, yo tengo que amar a Dios, servirle a él, y si ahí afuera se están matando es problema de ellos. Ese dualismo no es bíblico, si es una sola realidad, es un solo mundo. Esa es una tarea que queda principalmente sobre quienes predicamos el evangelio.

Usted habla de una distancia entre lo que debería de ser y lo que pasa en la realidad. ¿Cuál es el papel de la Elim en el caso de la educación sexual? ¿Se habla de que el sexo debe ser solo para fines de procreación? ¿Qué dice Elim sobre el uso del condón?

Lo que sucede es que normalmente se juzga a las iglesias evangélicas por las posiciones católicas romanas. Hay algunas diferencias. La iglesia evangélica sí enseña que Dios quiere la pureza sexual de las personas, pero entendida como el ejercicio de la sexualidad dentro del lazo del matrimonio. Pero la iglesia evangélica no acepta la idea de que la sexualidad sea con el fin único de la procreación, sino que acepta que sí está el propósito del placer sexual dentro de la pareja. La iglesia evangélica lo ve como normal.

¿Así como placer?

Sí. Si es que las iglesias evangélicas precisamente porque aceptan como válido de la sexualidad el aspecto unitivo, no tienen ningún problema en que se utilice el preservativo u otros métodos de anticoncepticón, siempre y cuando no sean abortivos, para que una pareja pueda tener relaciones sexuales sin la carga de que pudiera haber un embarazo. Eso es lo ideal, pero yo no estoy cerrado a la realidad, y sé que aunque a nuestros jóvenes se les enseña eso, algunos de ellos son activos sexualmente y no dentro del matrimonio. Entonces existe en nuestro país el riesgo del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, y ante esa realidad y que uno no puede andarlos persiguiendo, ni haciendo cacerías de brujas, lo que hace la iglesia es encomiar acerca del preservativo como un elemento que puede prevenir, usado adecuadamente, tanto el embarazao como la transmisión de enfermedades sexuales. Tenemos incluso programas educativos en nuestra radio, hay uno que se llama VIH Esperanza, donde se habla del uso del preservativo. Claro que no se les está diciendo a los jóvenes “tengan sexo con condón”, sino que se les anima siempre a la pureza sexual, pero al mismo tiempo se informa sobre el preventivo. Nuestra posición no es tan cerrada como la de la iglesia católica.

¿Sobre estos temas se habla únicamente en programas educativos de la radio o es válido hablar de sexualidad y del uso del condón desde el púlpito? ¿Se habla abiertamente de esto desde el mismo culto?

Sí, lo hablamos desde el púlpito, por eso el tema de que la sexualidad no es solo con fines procreativos es algo de lo que se enseña abiertamente. No tenemos tabú en cuanto a tocar este tema en el púlpito. El concepto evangélico sobre la sexualidad no es tan retrógrado, no es tan de la Edad Media. La sexualidad se ve como un don de Dios, como algo bendecido, no en un sentido represivo.


Digamos que llego yo a la iglesia y le digo que quiero hablar con usted. Y le planteo este caso: soy una mujer y he sido violada por diferentes personas, estoy embarazada de tres semanas, no sé quién es el padre, y realmente es algo horrible y no lo quiero tener, no quiero tener esta semilla producto de esto que me han hecho. ¿Qué me diría?

Bueno, en el tema del aborto sí definitivamente la iglesia no lo acepta. Yo lo que le diría a esta persona es que no piense en abortar, pero eso tampoco la obliga a tener que criar a un niño que fue concebido bajo esas condiciones. Yo le pondría opciones, hay ministerios cristianos, por ejemplo, que se encargan de adopciones, totalmente legales, sin dinero de por medio. Esa podría ser una opción. Conozco parejas que por diversas razones no pueden tener familia y que estarían dispuestas a adoptar a un niño, una niña, pero quizás lo más importante sería ayudar a la persona a superar el daño que a su personalidad causó el haber sido víctima de abuso sexual.

¿Y cómo se le interpreta a esa persona lo que le ha ocurrido? Porque en un país con mucho machismo como este, muchos también podrían interpretar que es un castigo de Dios, o que es una prueba que Dios le ha puesto.

Decirle eso sería lo peor, porque muchas veces las personas víctimas de abuso sexual sienten culpabilidad, sobre todo si es una o un menor de edad. Esa es la expresión de la maldad que existe en el mundo, la maldad por causa del pecado, que produce esas condiciones, que produce víctimas todos los días. Esa persona lo que necesita es un proceso terapéutico, y en ese proceso parte de ello es llegar a comprender la respuesta a la pregunta de por qué Dios permite que haya sucedido algo así, pero nunca echarle la culpa de que Dios lo está castigando. El pecado nos ha hecho ser víctimas a todos, incluso a Dios, porque Dios ha perdido también a su único hijo, y desde este punto de vista Dios también ha pagado su cuota de dolor, entonces ninguno está exento de pagar algún tipo de dolor. Así que a esa persona le ha correspondido eso, pero la fe nos ayuda a ver con esperanza que llegará un día cuando este tipo de cosas no se van a dar más.

Dice que en el caso del aborto la iglesia evangélica sí se opone, ¿pero a todo tipo de aborto, incluso el terapéutico en casos de embarazo ectópico, por ejemplo?

Bueno, en los embarazos ectópicos, el aborto se produce de una manera espontánea.

Sí, se puede esperar hasta que la mujer sufra teniendo un aborto espontáneo, pero también se puede inducir cuando se diagnostica.


Sí, en ese caso, digamos, no hay más que hacer, pues, porque se sabe que no se va a poder producir, médicamente no se puede hacer nada por ese bebé. No hay opción, no hay remedio.


¿Dios es omnipotente?

Sí.

Ok, entonces sigo sin entender. Hsta el mismo Dios, dice, ha tenido su cuota de dolor. Pero si Dios es omnipotente, ¿cómo es que pasan estas cosas? Si Dios todo lo puede.

Claro, podría hacer desaparecer el mal en un instante. Es una buena pregunta. Cuando se remonta a que Dios es omnipotente y que ama de manera perfecta, entonces si ama de manera perfecta, ¿por qué no quita los males del mundo? Si nosotros que amamos de manera imperfecta quitaríamos a los niños que se mueren de hambre en el África subsahariana; lo que pasa es que no tenemos el poder para evitar que esto ocurra, pero Dios sí lo tiene, entonces, ¿por qué no lo evita? La respuesta no es fácil, porque Dios lo va a hacer, va a llegar un tiempo cuando no habrá ya ni más muerte, ni más pobreza, ni más enfermedad. ¿Por qué Dios decidió el camino largo pudiéndolo hacer en un segundo? Eso es lo que nunca vamos a poder responder. Ahí es donde únicamente interviene la fe, de confiar que él ha decidido tomar el mejor camino.

Pero entonces es un Dios cruel, porque deja pasar todo eso pudiendo evitarlo.

Esa sería una forma de verlo, otra forma sería, por ejemplo, si tengo 20 años de edad y tengo un hijo, este hijo inevitablemente va a tener alguna época de dolores en esta vida, entonces si yo tengo la opción de tener hijos o de no tenerlos nunca, pero si decido tener un hijo lo quiero tener por amor, pero entonces cualquiera me puede tachar de ser cruel por traer un hijo a sufrir de alguna u otra manera a esta tierra. Es una forma de verlo, pero otra forma sería de que siempre habrá una fase de dolor, pero también lo va a amar y voy a tratar de minimizar esa cuota de dolor, voy a tratar de darle un sentido de la vida, entonces lo mismo es con respecto a Dios. Alguien dijo que si por un minuto nosotros tuviéramos todo el poder que Dios tiene, en ese minuto haríamos que todas las cosas cambiaran, pero si por un minuto tuviéramos toda la sabiduría que Dios tiene, en ese minuto no lo cambiaríamos, sino que lo dejaríamos tal y como Dios lo tiene. Hay varias respuestas, y no podemos... y también Dios no espera que lo veamos, sino que simplemente quiere que creamos y tengamos la fe, que él está haciendo lo correcto y lo mejor. Comprendo su punto de vista y tiene razón, pero si Jesús viniera, ¿tu creerías en él?

A mí me cae bien la figura de Jesús.

Ese es el problema, que la gente cree en Jesús, pero no cree en la iglesia, y tienen razón en no creer, pero entonces el punto es que ese es un desafío para las iglesias. Las iglesias lo que tienen que hacer es parecerse más a Jesús. La dificultad para creer en Dios es que no cree en la iglesia, pero no cree en la iglesia porque están muy distanciadas de Jesús, entonces, ¿cómo usted va a saber que alguien le está hablando de parte de Dios? Lo va a saber en la medida en que esa iglesia y esa persona se acerque más a la imitación de Jesús, porque le va a ser simpática esa iglesia, como le es simpático Jesús.

Es que es difícil creer en las iglesias cuando vemos pastores que andan con todo tipo de lujos, con guardaespaldas, que construyen grandes templos y que le exigen dinero a la gente. En el caso de Elim, ¿cómo funciona la parte de los ingresos?

No los exige. Lo que pasa es que el diezmo está en la Biblia, pero de una manera voluntaria, y es que en el cristianismo todo es voluntario, es voluntaria la oración, la asistencia a la iglesia, la obediencia a la palabra. Y la Biblia no sólo pide diezmos, sino ofrendas, ayuda a las personas pobres, entonces, claro, la gente normalmente habla de los diezmos, pero no señala el tema de que la Biblia también pide que ayudemos a los pobres, pero es voluntario. El cristiano voluntariamente acepta dar diezmos, como voluntariamente acepta ayudar a los pobres o no. Nosotros nos mantenemos con las aportaciones que hagamos los que somos miembros de la iglesia, pero no hay una exigencia, no se exigen los diezmos, pero tampoco se exige que se ayude a los pobres, ni ir a la iglesia si no es nacido del corazón.

¿Y usted vive de un salario pagado por la iglesia?

Así es, los directivos de la iglesia son los que establecen el salario que uno gana.

¿Es una decisión colegiada? ¿No es una persona la que decide?

No. Hay iglesias que están construyendo su propio castillo y que tienen su propio rey, pero la iglesia es una comunidad, entonces, legalmente es una persona jurídica, es una sociedad, entonces desde ese punto de vista nadie es dueño de nada, sino que es dueña la asamblea general, que está formada por los miembros de la iglesia. Se elige a una junta directiva, que es la que administra los fondos, y son ellos los que establecen decisiones acerca de concepciones o inversiones que se van a hacer y del salario que recibimos los pastores también.

¿Y su iglesia no tiene, digamos, como un estilo, una estética particular? Hay iglesias que tienen un emblema, una especie de logotipo, como el Tabernáculo, con el que se identifican.

No tenemos un símbolo que mercadeemos, lo que tiene la iglesia es una galera, es una cosa muy extremadamente sencilla, diría yo. Hay personas que hasta se han burlado de esto. Se predica la sencillez, se predica quizá más con los modelos.

Mire, hay unas preguntas breves más que quisiéramos hacer para conocerlo un poquito más allá de su papel como pastor de una iglesia. Supongo que usted tendrá lecturas favoritas que no sean religiosas

...Me gusta mucho la filosofía y la lilteratura en general también. De hecho eso estaba estudiando: una licenciatura en letras.


¿Y cuáles son sus autores o libros favoritos, sus libros de cabecera?

Es que hay bastantes autores y también depende del área, si es en la filosofía…

Filosofía.

Bueno, desde Hegel, Marx también me gusta mucho...

¿Y en la literatura?

Me gusta el boom latinoamericano: Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, pero también me gusta mucho lo clásico, como Rainer María Rilke, Machado, García Lorca...

¿Ha leído a José Saramago?

Me encanta cómo escribe, cómo comienza el Evangelio Según Jesucristo, cuando comienza describiendo el cuadro, es magistral la forma cómo introduce el libro.

¿Y qué piensa de la escena cuando está en la barca, cuando Jesús tiene un diálogo con el diablo? La idea general de cómo interpreta Saramago a Jesús.

Él tenía mucha razón en algunas cosas que afirmó, como por ejemplo, cuando escribió El Factor Dios, y cómo el factor Dios ha provocado guerras y masacres y todo eso. Siento pues que el factor Dios llega a ser un problema. Yo comparto ese punto de vista porque yo viví lo que es el evangelio y es como una protesta legítima la que Saramago hace. O sea que me gusta, me encanta cómo escribe él.

¿Está casado?

Estoy casado con una única esposa.

Ja, ja, ja, ja, ja.

Lo cual es importante.

¿Desde hace cuánto?

Vamos a cumplir 22 años. Y tengo una solo hijo, de 20.

Al que le pide que vaya por la misma vía

...No.

¿Es católico? Je, je.

¡No! Ya está dentro de la iglesia y todo lo que él conoce es el evangelio, pero él ha tomado sus propias decisiones, como cuándo creer en Jesús, que lo hizo cuando tenía 11 años, él decidió bautizarse, lo hizo cuando tenía 17 y él va a la iglesia cuando él desea, porque lo que yo quiero es que él tenga una auténtica vivencia y no una imposición.

¿Y va a la iglesia en la que usted predica o va a otra?

No, no, va a Elim.

¿Música?

Me gusta todo tipo de música, excepto las cumbias y las rancheras, eso no. Me gusta la música pop, rock, pero luego llegué a la música clásica, incluso a la ópera, entonces me gusta un poco de todo.

¿Escucha ópera?

Hoy ya no tanto, porque a mi esposa no le gusta. Por lo tanto, en el hogar no, porque a mi hijo tampoco le gusta mucho.

¿Qué disco le regalaría a alguien que quiere mucho?

Yo creo que nadie debería morirse sin haber escuchado la novena sinfonía de Beethoven y, a nivel popular, yo les recomendaría El Lado Oscuro de la Luna, de Pink Floyd.
Se ha producido un error en este gadget.